Historia

Historia

Somos la Asociación Protectora de Animales Lorenzo Moroni de Bell Ville, una organización no gubernamental, sin fines de lucro, no eutanásica, que trabajamos en defensa de la vida y el bienestar de los animales.
Contamos con un refugio en el que una población a agosto de 2012 de 220 perros, recibe agua, comida, sombra, cobijo, y atención veterinaria básica.
También le ofrecemos cariños, juegos y afectos.

Paula, un motivo para unirse

Como nada ocurre sin una razón, una perra negra mediana llamada Paula por la gente amiga, fue a dar con sus tres crías al Parque Tau.

Algunas personas la alimentaban, cada una por su cuenta, y al encontrarse entre ellas, alguna tarde, surgió la idea de formar una Asociación.

Paula, 1984 – Los primeros pasos

El 18 de Septiembre de 1984, en coincidencia con el Día Mundial de la Paz, un grupo de vecinos de Bell Ville se reunió para formar una comisión con el objetivo de resguardar y proteger la vida animal, sobre todo aquellos en situación de abandono y maltrato.
Reconocimiento Municipal

En principio se llamó Asociación Protectora de Animales San Bernardo, y por Decreto 163 “A”/84 la Municipalidad de Bell Ville, – por entonces era intendente Andrés Pérez -, declaró de interés público a la nueva entidad, por brindar un servicio a la comunidad.

Don Lorenzo Moroni, un ejemplo de amor hacia los animales

Paralelamente y desde hacía muchos años, un conocido vecino de Bell Ville, don Lorenzo Moroni, venía albergando en su casa a animales que encontraba abandonados.
Don Lorenzo trabajaba en panadería, vivía solo y a través de los memoriosos de la ciudad, y relatos familiares,  su historia trascendió también porque en cada uno de sus cumpleaños reunía a todos sus amigos en una gran fiesta que duraba todo el día, con música que entre todos tocaban y cantaban, en su casa de calle Irigoyen al 600.
Sobre la blanca pared del frente de su casa, se podía ver su número de años vividos, pintado en grandes caracteres…hasta el próximo cumpleaños, en que lo repintaba…
Hombre de gran corazón como se ve, dedicó sus energías y su vida a amar y cuidar a los animales.
Mitigó dolores, calmó hambres, pero sobre todo les entregó su corazón.

Por su ejemplo de vida, fue nombrado Socio Honorario nº 1 y desde 1989 hasta nuestros días, en reconocimiento a su obra, la asociación lleva su nombre: LORENZO MORONI.

En la actualidad, nuestra institución posee Personería Jurídica 432 “A”/11 y es reconocida a nivel Municipal y comunidad de Bell Ville por nuestra tarea voluntaria con perros que viven en la calle.

Comentarios cerrados.